Estamos en Arroyo del Ojanco, un pueblo de Jaén enclavado en la comarca de Sierra de Segura y aquí ser panadero, es algo más. Al forastero no deja de sorprenderle escuchar por las mañanas el sonido metálico del claxón de las furgonetas de los panaderos. Estos pueblos de Jaén hay que entenderlos y si hay una costumbre arraigada, es el reparto diario de pan a domiclio. Es una herencia de un tiempo donde los cortijos quedaban apartados y los trabajos obligaban a largas jornadas en el campo. Los panaderos siguen, ayer en burros y hoy en furgonetas, repartiendo el pan nuestro de cada día. Así lo lleva haciendo desde hace casi un siglo la familia Almagro. Casi nada. Ya es la cuarta generación de panaderos, que con las recetas heredadas de padres a hijos, siguen llevando hasta la puerta de tu casa, el sabor auténtico del buen pan.

Panadería Almagro en Arroyo del Ojanco

Una panadería familiar de cuarta generación

Hoy al frente de la panadería se encuentran dos hermanos: Andrés y Nacho. Ellos se encargan de las rutas del reparto diario y atender pedidos. En el pueblo todo el mundo los conoce. Y ellos claro está, conocen a todos. Aunque el reparto es sagrado, la panadería también cuenta con dos establecimientos. El primero en la propia localidad de Arroyo del Ojanco donde tienen su horno de leña y otro en el cercano municipio de La Puerta de Segura. Si ellos están en el reparto, ellas atienden en primera línea de mostrador. Isabel gobierna en el Arroyo y Cristina en La Puerta. Es un trabajo tan esencial, que hace pensar lo triste que se verían las calles sin una panadería cerca. Son la casa de los «buenos días» y los «hasta luego». Porque a fin de cuentas ¿quién no recuerda las panaderías de su infancia?.

La panadería cuenta con dos establecimientos, uno Arroyo del Ojanco donde tienen su horno de leña y otro en el cercano municipio de La Puerta de Segura.

La memoria del pueblo gracias a la panadería por internet

Estas tierras del norte de Jaén, también son de emigración. Muchas personas salieron en los 60 y 70 en busca de un trabajo y mejor ocupación, especialmente hacia pueblos costeros y capitales. Como explica Nacho, encargado de atender los pedidos y la comunicación en las redes, son estas personas que marcharon y sus familiares, las que quieren disfrutar de nuevo de los productos tradicionales de la panadería. «Nada más abrir la caja me recuerda al pueblo» es un comentario habitual entre los clientes. Una reseña en Google escribe que «el sabor de los roscos me ha transportado a la infancia recordando los roscos que hacía mi abuela». Recibir un pedido de Panadería Almagro, es también obtener un trozo de la memoria de tu pueblo. Como se comentaba al empezar, ser panadero por estos pueblos, definitivamente es algo más.

Productos de panadería tradicional Almagro en Arroyo del Ojanco Jaén
Productos típicos Panadería Almagro, Arroyo del Ojanco (Jaén)

Productos con recetas familiares, heredadas de una larga tradición artesanal

Si hablamos de sus productos la lista es larga. Comenzaremos por esos panes cortijeros y maquinados (o fresados) cocidos a leña que además de un sabor auténtico, duran lo que tiene que durar el pan auténtico. Son imperdibles sus bollos de aceite y sus blanquillas (tortas de aceite y sal) que te comes sin nada más, aunque lo admitan todo. También cuentan con panes de centeno integral y de chía. Si vamos al dulce, las tortas de manteca son uno de sus productos estrella. No te acabarás los roscos. De anís, de vino y por supuesto los de revoltón, con manteca y un toque único de zumo de naranja. Para emociones fuertes, la torta de manteca con chocolate de cobertura o con nueces.

Panadería Almagro Arroyo del Ojanco
Nacho Gómez Almagro

Con el ánimo de ampliar catálogo la tienda online también incluye una selección de productos de la Sierra de Segura. Ahí están los embutidos de Peñolite, la miel Luna de Puente Génave y por supuesto el aceite oliva virgen extra. Para facilitar la compra también se ofrecen lotes con productos seleccionados. La idea es ir añadiendo más productos, pero siempre respetando la esencia de la panadería. Como cuenta Nacho, «todo a su tiempo, que me faltan horas en el día».

Quizás todo esto sería impensable sin dedicación y ganas de ofrecer un servicio cercano. Los envíos de los pedidos se hacen sólo 3 dias a la semana para garantizar frescura y buen estado. Nacho gestiona de manera personal cada pedido, preocupándose de cada detalle. Esto hace que a veces su WhatsApp arda, pero el objetivo es dar el mejor servicio posible. Además con la venta online los clientes comparten sus historias o lazos familiares con el pueblo. Han pasado casi 100 años, pero sigue siendo la panadería de toda la vida.

En el podcast de Tipicolis, hablamos con Nacho Gómez Almagro sobre su trabajo detrás de la presencia digital de Panadería Almagro.

Tipicolis Rural Business
Tipicolis Rural Business
Lanzando la panadería tradicional en internet con Nacho Gómez Almagro
/
Javier Archeni

Escrito por Javier Archeni

Soy el creador de Tipicolis.com un espacio para aprender de la experiencia de emprendedores que impulsan con sus proyectos la economía rural. En Tipicolis ofrecemos contenidos y recursos para mejorar la competitividad de los negocios rurales.

Panadería Almagro

Calle Bolea, 12 23340 | Arroyo del Ojanco Jaén

Tel: 638 44 63 14

www.panalmagro.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más contenido que te puede interesar

La aventura del queso artesano con Antonio Pérez de Quesería Cortijo La Vicaría, ArdillaConf 2022

En esta charla de nuestro evento online ArdillaConf contamos con la experiencia de Antonio Pérez, maestro quesero en Quesería...

Seguir leyendo

Oleaí, la apuesta por el aceite ecológico en la Sierra de Segura, ArdillaConf 2022

En esta charla de nuestro evento online ArdillaConf 2022 hablamos con Paco López y Emilio Morcillo, dos de los varios fundadores del...

Seguir leyendo

Ana y Francis Tejedores, tejiendo sueños desde lo alto de la Sierra de Segura, ArdillaConf 2022

En la Finca El Pilarillo en el término municipal de Orcera viven y trabajan Ana y Francis, dos tejedores que han hecho...

Seguir leyendo